lavar ropa interior a mano
Consejos

Cómo lavar ropa interior a mano

Sabemos que muchas veces, por falta de tiempo o ganas, evitamos lavar ropa interior a mano y utilizamos la lavadora en modo delicado como solución rápida.

Aún así, hay muchas prendas delicadas que deberíamos lavar a mano para que el tejido sufra menos y dure más, ¡y no lleva tanto tiempo! Os damos algunos consejos al respecto:

¿Qué jabones usar para lavar ropa interior a mano?

La lencería cubre una parte de nuestro cuerpo muy delicada, por lo que no debemos usar jabones que puedan irritarla o causar alergias. Los más recomendados para lavar ropa interior a mano son:

  • Norit: con fórmula neutra y especialidad en tejidos delicados, deja la ropa suave y agradable al tacto.
  • Perlan: es un detergente neutro para el lavado a mano de cualquier tipo de tejido, especialmente lana y prendas delicadas.
  • The Laundress: marca eco-friendly que creó una gama ‘Delicate Wash’ para lavado de productos delicados. Hecha con ingredientes naturales y fórmula concentrada, elimina manchas y olores a la vez que conserva los tejidos.
  • Forever New: detergente puro, orgánico y biodegradable para limpiar, iluminar y aumentar la vida útil de tus prendas delicadas.
  • Ecover Delicate Laundry Liquid: un detergente para lencería ecológico, basado en plantas sin productos químicos adicionales. Excelente opción para los veganos.
  • Champú de bebé: si no tenemos a mano nuestro detergente especial o se nos ha terminado, una opción rápida y eficaz es usar champú de bebé. Son muy suaves con las fibras y te sacan del apuro.

¿Cómo lavar ropa interior a mano?

La ropa interior suele ser frágil y, en ocasiones, nada económica. Por ello, debemos cuidarla y lavarla siempre a mano, especialmente si no es de algodón.

Lo primero, debemos leer bien la etiqueta y dejarla remojando durante media hora en un balde de agua tibia con el jabón adecuado. Si no tienes jabón, puedes usar bicarbonato o vinagre blanco.

Enjuaga la ropa y frota a mano para no dañar los tejidos. Enjuaga con agua fría y nunca retuerzas las prendas para escurrirlas.

Seca la ropa con una toalla limpia en una superficie plana para que no se deforme, especialmente los sujetadores. Nunca uses la secadora.

Nunca uses lejía, ya que daña el tejido y las los elásticos.

Guarda tu ropa interior delicada lejos de la luz solar y evita amontonarla.

Conclusión

Cuanto más cuides tu ropa interior, más te durará. Es normal que, por falta de tiempo, a veces cueste seguir estas rutinas, pero no lleva mucho tiempo y tu bolsillo te lo agradecerá a la larga.

Si quieres conocer nuestra ropa interior femenina más popular, pincha aquí.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta